¡QUÉ SENSIBLES SON LOS MANDOS...!

Marchó el conserje con el mandamiento a mitad de la mañana, cuando había recorrido un trecho de la plaza de la biblioteca, el mando que llevaba en su bolso se activó y la persiana mecánica empezó a bajar y él continuó su camino...
Dentro de la biblioteca quedamos encerrados unos cuantos usuarios y la menda que no tenía mando, los de fuera querían entrar y los de dentro salir...
decidí abrir una ventana, por aquello de los posibles ataques de claustrofobia, al tiempo que calmaba a los de fuera explicando lo que pasaba, si a alguno le apremiaba algo ese era nuestro medio de comunicación.
La situación duró tranquilamente tres cuartos de hora y tengo que decir que se enrolló todo el mundo, si es que cuando los usuarios quieren....

4 comentarios:

Ayla dijo...

Miedo me da mi quedarme encerrada con algún usuario.

Mafi dijo...

Está demostrado que en esos momentos disfrutan, así que tranquila, creo que hay que hacerlo más veces... XDDDD

Leo Finch dijo...

Todo sea por tener alguna anécdota curiosa, incluso siendo negativa, que vivir. Tanto por el contarlo como por el momento en que lo vives. Como me decía un tipo este fin de semana, llega una edad en la que incluso el quedarse sin trabajo puede no ser tan grave, ya que al fin y al cabo rompe la rutina...

Biblioteclaria dijo...

XDDD... esta no me la sabía yo!.

Hombre cómo se van a quejar los usuarios encerraditos con la bibliotecaria mala, mala, mala XDDD