De aquí, de Madrí

De aquí, de Madrí, eso decía siempre la Maripuri, un personaje que hacía Alfonso Arús.

Una señora reserva hora para conectarse a Internet. Llega y al rato se acerca al mostrador:

-Es que no me deja meter la contraseña

Como pienso que es la de acceso a la sesión voy hasta el puesto con ella y veo que se refiere a la clave de acceso a un servidor de correo.

-Igual es que es en mayúsculas y le pone minúsculas, o a la contra...
-No, no, si lo he puesto en minúsculas
-No sé, inténtelo más despacio, puede que se haya equivocado al teclear
-No, no me deja, ¿ves?

Y ya me fijo y veo que está introduciendo una dirección de "equismeil" en un formulario de "otromeil", vamos, que intentaba abrir en un servidor con una dirección de otro.

-Es que esa dirección no es desde ahí, es de otro correo.
-Ah! y cómo se hace.
-Pues así, entra aquí y ahora sí, introduzca la clave.
-Es que en Madrid no es así.

º[º?

4 comentarios:

Leo Finch dijo...

Es que los usuarios no tenemos equivocaciones. Sois los bibliotecarios los que no comprendéis nuestra cultura. Os falta cosmopolitismo.

Mafi dijo...

Perdón, Sr. Leo es que nuestro internete es para Castilla y León, Madrid pilla muy lejos... XDDDD

Ayla dijo...

Es como los que al ver que al abrir Internet aparece la página del ayto y no la de google, preguntan, ¿este ordenador no tiene google?

bycheja dijo...

Madre mia acabo de descubrir este blog (gracias Jose) y me estoy partiendo de risa, tremendo!!!