SOPLANDO VELAS

Una niña de unos dos añitos anda paseando por la biblioteca con dos velas enormes colgando de la nariz mientras su progenitora lee tranquilamente la revista Hola.
Si fuera mi cumpleaños soplaría a ver si se apagan las velas, pero si a mamá no la importa, yo miraré hacia otro lado y rezaré todo lo que se me ocurra para que no se ponga a tocar cosas, de momento se relame, hmmmmmmmmmmmmmm

5 comentarios:

trupitomanias dijo...

juas juas
sopla!!!!!!!!!!!!!!!!
sopla!!!!!!!!!!!

Biblioteca Pública Municipal dijo...

¡Jajajaja! No me lo puedo creer... sabía yo que a veces, a lo largo de la historia de la humanidad, se han dado situaciones de poligénesis, esto es, que un mismo suceso ocurre en lugares incomunicados entre sí: el descubrimiento del fuego, la aparición de la escritura... Desde hoy añado a los niños que se pasean por la biblioteca con sus velitas goteando sin que sus mamis hagan nada por remediarlo.

Amalia Trujillo Berrio dijo...

Aggggcoooo!!!! mocosos por todas partes, mira que son ricos! pero no sus mocooossss

Nadia dijo...

puag que asco.

Ayla dijo...

Siempre es un consuelo saber que también ocurreo lo mismo en otras bibliotecas, ja ja. Añadiré en la wikipedia lo de las velas y la historia de la humanidad