YO SÉ QUE TU ME HABLAS

En ambos casos hemos podido observar como sus dueños/usuarios han mantenido largas conversaciones con los animalicos para que se quedaran esperándolos en la puerta. Frases como "quédate ahí quieto sentado un rato mientras entro a hacer una cosa importante en la biblioteca y no me sigas que luego me voy a enfadar" o "no seas pesado que ya te lo he dicho varias veces y no me sigas que no voy a tardar nada, espérame tranquilo que ahora mismito vengo"... vaya perros más poco razonables!

3 comentarios:

Ayla dijo...

Al menos no desordenan nada, casi prefiero que metan al perro y dejen el móvil fuera atado al árbol.

Mafi dijo...

Pues yo haría como en las mezquitas, que se descalcen y dejen las chanclas o las zapatillas fuera y al ladico un barreño p'a remojar...llevamos 3 horas ventilando la hemeroteca... ¡qué peste mi madre!!! una usuaria pregunta por el amibentador que hemos echado que le encanta... UN BOTE COMPLETO DE AXE XDDDD

Ferxolate dijo...

Qué me he reído con las conversaciones perrunas. Mas cuando ves al perro entrando muy orondo por el pasillo. Y es que creo que me tocan de una manera especial, mi perraca y yo solemos mantener conversaciones de este tipo, y aunque no os lo creáis, me entiende todo lo que le digo. Puede pasar la mismisima Belén Esteban por la puerta del supermercado que de alli, no la mueve nadie.


Me gustaa mucho tu blog srta bibliotecaria. Te sigo YA!!

Un saludo canario,
Ferxolate!!