Oficial y caballero

El puesto de información, fuente inagotable de diversión (sin haberlo deseado...):

- Hola, venía a por un libro para mi hija... "xxx" (omitiremos el título), del delibes...

- º[º? (Coñe, este título no me suena para nada que sea de Delibes)... Pues el catálogo no devuelve nada... ¿es "xxx" de Delibes?.

- (Mirando al papelito) "xxx", del-del-ibes...

-¿Edelvives?

-Sí, eso.

-Pues no, de esa editorial no hay nada que se titule "xxx". Con ese título hay dos libros, uno de Ken Follett y otro de un tal Richard Russo, pero vamos, que si se lo han pedido en clase no creo que sea ninguno de los dos...

-Es que igual has puesto el autor, y es de la editorial el-del-libes (sigue con problemas con el nombre de la editorial)...

-No, mire, he puesto el título (que se lo podía buscar usted, por cierto, piensa una) y me devuelve resultados con título, autor, editorial...

-Es que igual has buscado por autor, por el Richar Gere ese...

-º[º?...

-Voy a llamar para que me diga si es alguno de esos dos (y saca el móvil).

-º[º?

Y se fue así, sin mas, sin darme una respuesta...

1 comentario:

Mafi dijo...

Je!!! cuanto mal hacen esas madres que vienen a la biblioteca a buscar lo que sus pendejos no quieren hacer... una colleja para cada uno... plaf+plaf